El cielo… en Pechakucha Night Valladolid vol.05

El pasado 27 de junio participé en la 5ª edición de Pechakucha Night Valladolid, que se celebró en Coco Café, en la plaza de Federico Wettenberg, frente al Museo Nacional de Escultura, al que se accede por la maravillosa portada de San Gregorio. A aquellos que no saben qué es esto de Pechakucha les sugiero que visiten esta página, donde les explican en qué consiste este… lo que sea…

Como resumen para aquellos que no han querido visitar la página, os contaré que es una presentación rápida de 20 imágenes en 20 segundos (cada una) en la cual el presentador cuenta… lo que sea…

Aquella noche me propuse hablar a los asistentes, mientras se tomaban una caña (o similar) en la tranquila terraza de Coco Café, de El Cielo. (El vídeo de lo ocurrido podéis verlo aquí.)

Pero como la cabra tira al monte y quien os habla es arquitecto, os voy a hablar de El Cielo Construido

 El texto completo y más fotografías, aquí

14 El Dorado

* Todas las fotografías son obra del autor. En el caso de que alguien las quiera utilizar, adelante. Se agradecería en cualquier caso que se avisara con anterioridad y se nombrara al autor. Gracias.

La Ermita de Nuestra Señora de la Anunciada en Urueña

A unos 55 km al noroeste de Valladolid, muy cerca de la autopista A-6 dirección La Coruña, en las estribaciones de los Montes Torozos, se encuentra la monumental Villa de Urueña. Declarada conjunto histórico-artístico en 1975 y con una población de apenas 200 habitantes, se trata de uno de los núcleos mejor conservados de Castilla y León (y probablemente de España). El nacimiento de la villa se remonta a asentamientos neolíticos y, ya de forma más estable, vacceos, y se ha desarrollado siempre habitada hasta nuestros días. Un resumen de su historia, que no es el objetivo de este post, lo podéis encontrar aquí.

Uno de los elementos que caracterizan esta población es el conjunto formado por la muralla y el castillo, que rodean el caserío existente en un 80%, pero hoy vamos a centrarnos en la que, para mi, es la edificación más interesante de Urueña: la Ermita de Nuestra Señora de la Anunciada en Urueña (aunque en realidad se encuentre dos kilómetros fuera de la muralla, que en la fotografía siguiente se puede ver al fondo).

Ermita de Nuestra Señora de la AnunciadaLa Ermita de la Anunciada desde el suroeste, con el recinto amurallado de Urueña al fondo

El edificio actual se levantó en el siglo XI sobre el antiguo monasterio mozárabe de San Pedro de Cubillas. Es una lástima que no se haya conservado, en aquella época no tenían la inquietud que tenemos hoy sobre la conservación del patrimonio, pero por otro lado su pérdida nos permite hoy día disfrutar de una obra de arte del románico. Esta es una reflexión que daría para largas discusiones y sobre la que ya existen muchas publicaciones, pero yo lo dejo caer: ¿es necesario conservarlo todo? ¿qué nos estamos perdiendo y que les estamos negando a las próximas generaciones por nuestro afán de conservación? ¿qué habría ocurrido en lugares como, por ejemplo, Salamanca si en el siglo XVI hubiera primado la conservación de lo existente sobre el desarrollo de la edificación renacentista y barroca?. Me gustaría que, con esta disculpa, opinarais todos, seguro que da para mucho…

Pero volvamos al tema que hoy nos ocupa…

Ermita de Nuestra Señora de la Anunciada - Vista de las navesNave central.

La Ermita se construyó en estilo románico lombardo, muy extendido por Cataluña y Aragón pero que, en Castilla y León, sólo cuenta con este ejemplo y la Ermita de San Pelayo de Perazancas, que se encuentra a dos kilómetros de Cervera de Pisuerga (Palencia).

La Ermita de la Anunciada tiene planta basilical de tres naves, una central de mayor altura y anchura, y dos laterales, cubiertas por bóvedas de cañón en las que se marcan con rotundidad los arcos fajones y rematadas en la cabecera por tres ábsides de planta semicircular cubiertos por bóvedas de horno.

Todos los arcos son de medio punto, aunque en algunos casos se intuye una ligera deformación producto de los empujes horizontales propios de este tipo de arco. No existen contrafuertes que recojan dichos esfuerzos y se deriva esta función a la masividad de los muros. Aparte de la pequeña deformación que parece apreciarse a simple vista no se aprecia ningún tipo de daño estructural, por lo que se entiende que el equilibrio alcanzado por el sistema es perfecto en este estado.

En los arranques de todos los arcos sobresale una pieza, a modo de capitel, que pudo utilizarse como apoyo para las cimbras, pero que hoy día se ha constituido en un elemento compositivo más, dentro de una arquitectura muy sobria.

A pesar de lo que suele ser habitual en la arquitectura románica, esta ermita cuenta con un importante número de huecos que, aunque de pequeño tamaño, la dotan de una gran luminosidad.

Ermita de Nuestra Señora de la Anunciada - Ábside central y cúpulaNave central, detalle de arcos torales y el arranque del cimborrio.

El transepto no se marca en planta en la construcción original, ya que posteriormente se añadió en la fachada sur, alineada con el mismo, una pequeña estancia. En cambio, si mantiene la altura de la nave central, de forma que, junto con el ábside de la misma, forma una cruz latina.

Sobre el crucero se levanta el cimborrio, formado por una interesante cúpula poligonal. Como se puede observar en la fotografía siguiente, las trompas permiten la transición de la geometría cuadrada del crucero a una planta octogonal cuyos lados, además, no son exactamente iguales, sino que aquellos definidos por las trompas son mayores. A partir de esos lados se levanta la cúpula, tratando de acercarse a una cúpula semiesférica pero manteniendo su sección horizontal poligonal hasta la clave.

Ermita de Nuestra Señora de la Anunciada - CúpulaVista de la cúpula central.

Ermita de Nuestra Señora de la Anunciada - DetalleDetalles de la ejecución de trompas, arco toral y bóveda de horno.

Como se puede observar, aunque los elementos estructurales tienen una geometría muy marcada, las piezas de mampuesto que los forman están colocadas de forma bastante anárquica, sin que importe la continuidad de las hiladas, la similitud de los tamaños o su colocación. Con toda probabilidad esta circunstancia se debe a que no se preveía que se viera el despiece, sino que el acabado interior de los paramentos debía ser un encalado continuo.

En el exterior, la sobriedad de la fábrica ciega se enriquece con los arcos ciegos y las lesenas, típicos del románico lombardo, y sus juegos sombras.

A la estructura original se añadieron tres elementos durante los siglos XVII y XVIII: la espadaña, a los pies de la nave principal; la sacristía, adosada al lado sur del transepto; y el camarín de la Virgen, adosado al ábside mayor.

El primero es un elemento que, aunque rompe un esquema muy definido, es muy habitual en la arquitectura románica en Tierra de Campos, por lo que no causa extrañeza y se adapta bien al conjunto. El pequeño volumen de la sacristía se integra bastante bien en el juego de volúmenes del edificio, aunque en ciertos detalles (el hueco o la pendiente de la cubierta) sí desentona ligeramente.

Pero el cajón del camarín de la Virgen es un elemento que, desde el punto de vista artístico y arquitectónico, nunca (digo bien, nunca jamás) debería haber existido. Supongo que los vecinos tendrían sus razones, pero esas razones nos han privado de la delicadeza de la composición de los tres ábsides, y nos han dejado… eso. Menos mal que actualmente existen mecanismos para evitar barbaridades como esa.

Haced todos un esfuerzo de imaginación y eliminad en vuestra mente lo que sobra… y quedaos con esa imagen.

Ermita de Nuestra Señora de la Anunciada - EspadañaEspadaña sobre el acceso, a los pies de la nave principal.

En cualquier caso, la Ermita de Nuestra Señora de la Anunciada es una maravilla del románico castellano que debe ser visitada. Habitualmente está cerrada, pero con sólo llamar o pasarse por la oficina de turismo de Urueña se puede concertar una visita guiada por un módico precio.

 Y por supuesto, hay que visitar Urueña, la Villa del Libro, que tiene muchas más cosas que ver… y que hacer.

 

* Todas las fotografías son obra del autor. En el caso de que alguien las quiera utilizar, adelante. Se agradecería en cualquier caso que se avisara con anterioridad y se nombrara al autor. Gracias

XIV Curso de Historia del Arte Abulense

Durante los próximos días 4, 5 y 6 de abril, se celebrará en Ávila el XIV Curso de Historia del Arte Abulense, dentro de los Cursos de Primavera 2014 por la UNED-Ávila.

Además de una estupenda disculpa para visitar Ávila, el programa incluye una serie de ponencias cuya finalidad es divulgar parte su importantísimo patrimonio histórico-artístico en varias disciplinas: pintura, escultura, arquitectura y paisajismo.

Destacaré un par de ejemplos, en este caso sobre arquitectura que, al fin y al cabo, es el tema central de este blog y mi principal interés:

– “Aportaciones a la evolución constructiva de algunos monasterios de la ciudad de Ávila”, por D. Raimundo Moreno Blanco (UNED-Ávila)

– “La arquitectura de las iglesias tardogóticas de la ciudad de Ávila”, por D. José Luis Gutiérrez Robledo (Universidad Complutense de Madrid y UNED-Ávila)

Además de las ponencias, el domingo se realizará una visita al Monasterio de los Jerónimos de Guisando, que promete ser muy interesante.

El programa completo del curso y el enlace para realizar la matrícula se encuentran en la página web de la Fundación Cultural Santa Teresa y se puede acceder directamente a través de este link.

Este post es corto, simplemente os animo a todos a asistir, es un curso pensado para todos los públicos y deja el suficiente tiempo libre para disfrutar de una ciudad Patrimonio de la Humanidad. Yo tengo intención de asistir y, si alguno de vosotros también lo hace, estaré encantado de acompañarle en un paseo por el Casco Histórico y, si el tiempo lo permite, en un relaxing café con leche en una terraza de la Plaza del Mercado Chico.

A continuación os dejo algunas fotos por si aún no os habéis decidido… y para aquellos que no conocen Ávila, algo que, por cierto, deberán solucionar con la mayor brevedad posible.

Muralla de ÁvilaLienzo Este de la muralla de Ávila 

Iglesia de San Pedro ApostolIglesia de San Pedro Apostol

Catedral de Ávila - Dobles arbotantes sobre la girolaArbotantes dobles sobre la girola de la Catedral de Ávila

Catedral de Ávila - Interior de la girolaInterior de la girola de la Catedral de Ávila

Basílica de San VicenteBasílica de San Vicente

* Todas las fotografías son obra del autor. En el caso de que alguien las quiera utilizar, adelante. Se agradecería en cualquier caso que se avisara con anterioridad y se nombrara al autor. Gracias

Cuatro iglesias históricas de Verona

Todo aquel que haya visitado cualquier ciudad italiana sabe que, vaya por donde vaya, se encontrará una iglesia, una catedral, un baptisterio o un campanile… o todo a la vez. A los españoles esto no nos sorprende, ya que estamos acostumbrados a ver iglesias en nuestras ciudades, y todos los pueblos, por pequeños que sean, tienen su iglesia, más o menos rica, más o menos bien conservada y más o menos grande (aunque lo habitual es que dentro quepa toda la población del municipio y sobre espacio).

Verona no es una excepción, por supuesto. La importancia de esta ciudad a partir de la época romana ha permitido la edificación continuada de todo tipo de templos (cristianos, a partir de la cristianización del Imperio Romano) y de los edificios anexos, por lo que la ciudad está plagada de edificios religiosos.

Con el fin de mantener y divulgar este patrimonio se creó la Associazione Chiese Vive, que propone un recorrido por las cuatro “Iglesias Históricas” de Verona. Por módico precio (6 € por la entrada en las cuatro me parece módico de verdad, sobre todo si se emplea en su restauración, mantenimiento y divulgación) es posible hacer un recorrido por siglos de arquitectura véneta. Y es que la historia de los cuatro edificios es la historia del desarrollo de la arquitectura religiosa desde los primeros templos paleocristianos hasta nuestros días.

Como podréis comprender, mi fuente de información sobre los acontecimientos históricos que originaron su construcción y todos lo avatares posteriores ha sido la documentación que la Associazione Chiese Vive pone al alcance del público. No pretende este post ser el resultado de un estudio en profundidad de cada uno de ellos, ya que muchos anteriormente lo han hecho, seguramente mejor de lo que lo podría hacer yo. Se trata simplemente de continuar con la labor de divulgación de esta Asociación, ya que entiendo que es un ejercicio que se debería hacer con todo el Patrimonio, de cualquier lugar del mundo, para despertar la inquietud, el interés o el amor incondicional por el Patrimonio Mundial, que es el de todos (Tranquilidad, cuando tenga oportunidad continuaré haciéndolo con el patrimonio español, igual que espero que algún italiano esté escribiendo un blog similar a éste sobre España).

Para entender los edificios en algunos casos no es suficiente con las fotos incluidas: el espacio es limitado y este no es un blog (sólo) de fotografía. Os recomiendo que paralelamente a la lectura visitéis mi albúm en Flickr, al que podéis acceder desde la columna de la derecha.

Comenzaremos el recorrido por la Basílica de San Zeno, cuyo origen se remonta al enterramiento paleocritiano de San Zeno, obispo de Verona a mediados del siglo IV. Diversos sucesos modificaron la estructura y la composición del conjunto hasta el levantamiento de la Basílica con la estructura actual a finales del siglo XI y durante todo el siglo XII.

El edificio tiene planta basilical de tres naves, que se muestran claramente en la armoniosa composición de la fachada, cuyos elementos más importantes son el pórtico, muy característico de la región del Véneto, y el gran rosetón central, de clara influencia gótica, ejecutado con posterioridad al conjunto de la Basílica y que supuso el levantamiento de la nave central.

El claustro adosado al templo es uno de los pocos restos, junto con la torre de la Abadía, del pasado monástico del conjunto.

Claustro de la Basílica de San Zeno - VeronaBasilica de San Zeno. Claustro

En la gran nave central destaca el orden alternado de estilizadas columnas y grandes pilastras compuestas sobre las que descargan los altos muros de la nave central y la magnífica cubierta artesonada de madera. Al fondo, rompiendo la caja que forma la canónica planta basilical, se levantó a finales del siglo XIV la Capilla Mayor, cubierta por bóvedas nervadas góticas profusamente decoradas, como es habitual en el gótico italiano al contrario que en el resto de Europa.

En el retablo se encuentra la Majestuosidad de la Virgen, de Andrea Mategna, una de las obras maestras de la pintura renacentista del noreste de Italia.

La iglesia cuenta con tres niveles: el nivel de acceso, que ocupa gran parte de las naves, el nivel superior, reservado en su día a la nobleza y el clero, y la cripta. Esta última data del siglo X y está levantada con elementos recuperados de edificios anteriores.

Tanto el interior como el exterior del edificio destacan por la sobriedad de sus formas, pero la utilización de los diferentes tipos de piedra y fábrica y el colorido aportado por la decoración,  aumentan la sensación de ligereza ya presente por la altura y la iluminación, más propias del gótico que del románico. Es de suponer que en un principio la iglesia fue bastante más oscura y que las modificaciones llevadas a cabo en los siglos XIII y XIV son las que la han dotado de su actual presencia, sobre el trazado basilical original.

Basílica de San Zeno - VeronaBasilica de San Zeno. Nave central

Basílica de San Zeno - VeronaBasilica de San Zeno. Bóveda sobre el Altar Mayor

Al igual que la Basílica de San Zeno, la Catedral de Santa María Matricolare se levanta sobre el emplazamiento de previo de lugares de culto romanos y paleocristianos. En realidad, podemos hablar de un auténtico conjunto catedralicio que incluye también a la Iglesia de San Giovanni in Fonte (el Baptisterio), la Iglesia de Santa Elena, el claustro de los Canónigos y la Biblioteca Capitular. La Catedral adquirió su configuración actual, de planta basilical con un gran ábside en cabecera, tras el terremoto de 1117.

Las tres naves que la forman están cubiertas por bóvedas de crucería sencilla. En la nave central, los arcos perpiaños ligeramente apuntados y la planta sensiblemente cuadrada de los tramos indican que los arcos diagonales deben tener una geometría muy cercana a la semicircunferencia. En el caso de las naves laterales, de gran altura, los tramos son claramente rectangulares, lo que explica la pronunciada forma apuntada de los perpiaños.

Duomo de Verona - Nave centralDuomo de Verona. Nave principal

La profusa decoración interior data de los siglos XV y XVI, así como la construcción de las dos grandes capillas laterales, cubiertas ambas por cúpulas de planta oval sobre pechinas, adaptándose a la planta rectangular, propias de la arquitectura barroca de esa época.

Cúpula de la Capilla de la Virgen del Pueblo. Duomo de Verona Duomo de Verona. Cúpula barroca sobre la Capilla de la Virgen del Pueblo.

Del resto de los edificios que componen el conjunto merece una mención el Baptisterio de San Giovanni in Fonte. Construido a principios del siglo XII, está formado por tres sencillas naves separadas por sencillos arcos de medio punto y cubiertas por armaduras de madera. Como elemento estructural destaca la perfecta bóveda de fábrica del ábside, por su geometría y por la materialidad que le otorgan las hiladas de ladrillo que la forman.

En el centro de la nave principal se encuentra la gran pila bautismal, de forma octogonal y tallada en un solo bloque de mármol. Una joya de la escultura románica.

Baptisterio del Duomo de VeronaDuomo de Verona. Interior del Baptisterio

La Iglesia de Santa Anastasia, como no podía ser de otra manera, se levanta sobre dos templos anteriores, uno dedicado también a Santa Anastasia y otro a San Remigio. Se trata de la Iglesia más grande Verona, comenzada a construir en la última década del siglo XIII y cuyas obras se prolongaron durante aproximadamente dos siglos, a pesar de lo cual nunca se finalizó, ya que la fachada permanece incompleta.

Se trata de un magnífico ejemplo del gótico italiano. Sus tres grandes naves están cubiertas por bóvedas de crucería atirantadas con los paños de plementería decorados con pinturas, sobre los que se marcan los nervios. De la misma manera los arcos perpiaños y formeros se encuentran decorados tanto en los alzados como en el intradós.

Este sistema de cobertura se apoya sobre grandes columnas lisas de marmol rojo, de forma que se asemeja a la bóveda de un bosque sobre los estilizados fustes de los árboles.

La iglesia cuenta con una importante colección de obras de arte, entre las que destaca el fresco San Jorge  y la Princesa, obra maestra de Pisanello.

Iglesia de Santa Anastasia - VeronaIglesia de Santa Anastasia. Nave central

Iglesia de Santa Anastasia - VeronaIglesia de Santa Anastasia. Bóveda sobre el crucero

A orillas del rio Adige se encuentra la Iglesia de San Fermo. La peculiaridad de este edificio es que, en realidad, contiene dos iglesias de estilo románico: la inferior, para la conservación de las reliquias de San Fermo y San Rústico, y la superior, para el culto y celebraciones habituales. Fueron levantadas entre los años 1065 y 1143, y la superior, que se puede visitar actualmente, se  reedificó a mediados del siglo XIII sobre los restos de la anterior.

Así, los absides laterales son románicos, restos probablemente de la primera iglesia, y el ábside central es gótico. Por su parte, el interior de la Iglesia superior se ha reformado con el paso del tiempo, añadiendo altares y capillas funerarias, en su mayor parte de estilo renacentista.

La continua sucesión de intervenciones y la demora en el tiempo de su construcción se refleja en la variación de los materiales empleados, muchos de ellos reutilizados.

Las bóvedas de los ábsides y las capillas laterales están decoradas con frescos, la mayor parte de ellos del siglo XIV con motivos típicos de la orden franciscana, que en esa época habitaba el monasterio al que pertenecía la iglesia. La cubierta de la única nave que forma la iglesia es un complicado artesonado de madera que forma una bóveda atirantada.

Iglesia de San Fermo - VeronaIglesia de San Fermo. Fachada

Iglesia de San Fermo - VeronaIglesia de San Fermo. Bóvedas sobre el ábside lateral

Estos cuatro grandes edificios forman un recorrido completo sobre la historia de la construcción religiosa de la ciudad de Verona, con los propias características dentro de la región del Véneto. Se trata de un conjunto muy heterogéneo, debido sobre todo al desarrollo de las construcciones durante largos periodos de tiempo, y entendidas como conjuntos y no como edificios individuales.

En todos los casos se puede observar una superposición de estilos que, si bien puede resultar extraña en algunos casos, forma conjuntos armónicos y bien solucionados (en casi todos los casos, aunque no todos). La idea de la convivencia de los estilos, aceptada con naturalidad cuando se trata de edificios históricos, se convierte en un tema complejo cuando se incluye la arquitectura contemporánea. Pero creo que no es el momento de desarrollarla, será objeto de otro post en el que comentaremos ejemplos de todas las épocas.

Si tenéis tiempo os aconsejo que, con las imagenes en la cabeza, visitéis algunas de las iglesias que, con toda seguridad, tenéis cerca. Os daréis cuente de las grandes diferencias que, sobre las mismas bases estilísticas, existen entre diferentes países (y entre regiones, por supuesto).

* Todas las fotografías son obra del autor. En el caso de que alguien las quiera utilizar, adelante. Se agradecería en cualquier caso que se avisara con anterioridad y se nombrara al autor. Gracias.

Iglesia de Santa Sofía. Padova (Italia)

Durante las próximas semanas (aún no sé exactamente hasta cuando) estaré trabajando en Padova, a unos 25 km de Venecia. Eso quiere decir que aprovecharé los próximos post para hacer un recorrido por la región del Véneto. En esta región del Norte de Italia se encuentran, aparte de la propia Venecia, ciudades como Vicenza, Verona, Trieste o Ferrara, con un importante patrimonio histórico-artístico.

La propia ciudad de Padova tuvo un desarrollo cultural, político y religioso particularmente importante durante la Edad Media y el Renacimiento,  y cuenta con un conjunto artístico de primer nivel. En la ciudad vivieron figuras de la talla de Giotto, Donatello, Mantegna o Galileo Galilei y durante este periodo se levantaron los edificios que configuraron la estructura urbana, de calles estrechas y porticadas y grandes plazas monumentales, que se conserva hoy en día.

Una de las más antiguas iglesias de Padova es la de Santa Sofía, construida en el estilo románico propio de la región entre los años 1106 y 1127, sobre los restos de templos anteriores que pueden adivinarse en ciertas zonas del edificio.

Chiesa di Santa Sofia - FachadaVista de la fachada principal de la Iglesia de Santa Sofía

A la fachada principal se accede por una estrecha calle porticada que se abre en una pequeña plaza. La dimensión de la calle implica que esta fachada sea la única que puede verse en su verdadera dimensión. En la misma se adivina la división interior en tres naves, con cubierta inclinada. La importancia de la nave central la resaltan los huecos y hornacinas, tipicos de la arquitectura de la región del Véneto, y el frontón superior.

La fachada presenta una pronunciada inclinación hacia el exterior que, según la documentación histórica existente, se produo durante su construcción a causa de la deformación del estrato de apoyo de la cimentación.

Chiesa di Santa Sofia - Detalle de la fachada

Detalle de la fachada principal. Se aprecia ligeramente el desplome respecto a la vertical (aunque en directo es aún más evidente)

Chiesa di Santa Sofia - Nave NorteVista de la nave norte

La estructura está formada por muros y arcos, todos ellos de fábrica cerámica al exterior. Es de suponer que se trata de muros de tres hojas, dos exteriores de fábrica de ladrillo y un relleno interior de cal y canto.

Chiesa di Santa Sofia - Arcos del ábsideDetalle de la estructura del ábside

Chiesa di Santa Sofia - Nave Norte . Muro y acceso a la criptaDetalle del muro de la nave norte y acceso a la cripta

El interior se divide en tres naves separadas por dos líneas de arcos de medio punto, que se desarrollaron a partir de la parte más antigua de la iglesia: el ábside. En ambas columnatas, apoyadas en grandes pilastras de fábrica, se intercalan dos columnas de piedras con capiteles bizantinos.

Chiesa di Santa Sofia - Nave CentralVista de la columnata de la nave norte

En un principio las naves debieron estar cubiertas por una estructura de madera, hasta que en el siglo XIV se construyeron las bóvedas de crucería existentes hoy en día. El mayor peso de las mismas llevó a su vez a ejecutar, posteriormente, un sistema de atirantado de los arcos de medio punto. Este sistema se ha seguido manteniendo y, actualmente, el edificio cuenta con un sistema de instrumentación de movimientos e inclinómetros.

i Santa Sofia - Nave CentralBóvedas de la nave central

Chiesa di Santa Sofia - Nave Norte - Tirantes interiores

Sistema de atirantado de los arcos formeros de medio punto

* Todas las fotografías son obra del autor. En el caso de que alguien las quiera utilizar, adelante. Se agradecería en cualquier caso que se avisara con anterioridad y se nombrara al autor. Gracias.